La Garrocha (Garrotxa en catalán) es una bonita comarca catalana. Está dividida en dos partes principales, la Alta y la Baja Garrotxa. La Alta Garrotxa tiene grandes valles y montañas, y la Baja Garrotxa es de paisaje más suave y tiene las principales localidades.

La naturaleza es exuberante, encinas, robles, hayas y más de 200 especies animales. Además, hay numerosos itinerarios para andar o ir en bicicleta. Toda la comarca está llena de arquitectura románica. Pueden encontrarse edificios medievales en mitad de un bosque o, sobre todo, en sus bonitos pueblos, conservados desde hace siglos. El más famoso es Besalú, de arquitectura y vistas para dejar sin palabras.

Olot es la capital, con una población de alrededor de 34.000 habitantes. Está situada en el Parque Nacional de la Zona Volcánica de la Garrotxa, y las vistas son impresionantes porque está rodeada de volcanes. Su casco antiguo tiene interesantes edificios modernistas y renacentistas.

La comarca tiene, también, una gastronomía rica, fruto de una tierra fértil. Los nabos, el maíz, la patata, alubias, cebollas, trufas, cerdo, caracoles, jabalí… todos productos próximos y naturales. Los platos son contundentes, llenos de calorías, necesarias para el estilo de vida de sus gentes.

¿Cómo llego a la Garrotxa?

Está bien comunicada con Barcelona, Gerona (Girona en catalán) y Figueras (Figueres) en tren, y desde muchos más sitios en autobús. Desde el extranjero, es más cómodo volar a Barcelona o Girona y coger allí el tren o el autobús.

5 cosas bonitas que solo puedes hacer en la Garrotxa

  1. Pasa una tarde en la impresionante Besalú.
  2. Descansa con un paseo por Olot.
  3. Recorre los distintos itinerarios
  4. Admira Castellfollit de la Roca
  5. Prueba las alubias de Santa Pau
  • Casas de colonias: hay muchas en la comarca. Son instalaciones pensadas para un turismo familiar, con amplios espacios interiores. Las habitaciones pueden ser de 4, 10, 20, 30 o 40 personas en La Canova. Es necesario llamar para concretar los precios. Está en las afueras de Olot.
  • El hostal Torre Malagrida está en el centro de la ciudad de Olot, en el ensanche, una zona animada. Es un precioso edificio del siglo XIX con precios bastante razonables. Entre los 19 y 29 euros.
  • El Mas Rubió: es una masía, una casa típica catalana rural del siglo XVII. Puedes sentir la tradición sin perder ni un poco de comodidad. Se encuentra en la Vall d’en Bas. Está en mitad de la naturaleza y es muy bonito y tranquilo.
COMPÁRTELO
Artículo anteriorEntrevista a Astrid Sohn. Una alemana que aprende español
Siguiente artículoRuta entre volcanes, ríos y pozas
Bernardo Ríos
Nació en Cádiz, una pequeña ciudad en Andalucía, en el sur de España. Estudió Filología Románica en Salamanca. Estuvo un año enseñando español en Singapur y ahora vive en Madrid, ciudad que le apasiona. Le gusta conocer otras culturas, la historia, el arte, la literatura y los idiomas. Ahora trabaja en una academia de español en Madrid.