A favor o en contra de los toros.
A favor o en contra del aborto.
A favor o en contra del tratado de libre comercio con EE.UU. A favor o en contra de la inmigración.
A favor o en contra de las anchoas en la pizza.

Hay algunos conceptos que dividen a la humanidad en dos partes. A favor o en contra de algo en concreto. La mayoría de las veces, ambas partes suelen encontrar argumentos de peso para defender su postura. La mayoría de las veces, pero no siempre, como en el caso de los a veces irrisorios argumentos con los que se defiende la tauromaquia.

Uno de los asuntos que más divide al mundo es el uso de la energía nuclear. Los que están a favor arguyen que es una energía muy limpia porque la expulsión de CO2 es muy baja, y que es posible conseguir grandes cantidades de energía con muy poco combustible. Pero estas dos son verdades relativas, como siempre.

Cuando se genera energía eléctrica, el ahorro de combustible es muy bajo, ya que el consumo de este se produce principalmente en el funcionamiento de los motores y en el transporte de las materias primas. También se genera una gran cantidad de residuos nucleares, en contraposición a la baja expulsión de CO2. Estos residuos son extremadamente contaminantes.

Pero, en mi opinión, hay una sola cosa que justifica el cierre de cualquier central nuclear: si hay un fallo, por mínimo que sea, es muy difícil controlarlo y las consecuencias son nefastas. Ahí tenemos Fukushima, por no hablar de Chernóbil, convertido ya en un mito contemporáneo.

En España tenemos diez instalaciones nucleares (en su época, incluso, se llegó a enriquecer uranio con el objetivo de obtener una bomba nuclear), cinco de ellas son centrales, y hay dos en la provincia de Tarragona.

Las centrales de Ascó y Vandellós están bastante cerca la una de la otra, a poco más de 50 km. La primera se encuentra situada en una margen del río Ebro, y la otra está en plena costa de Tarragona, la costa Dorada.

Ascó I produce 7778.46 GWh (gigawatios/hora). Ascó II produce 7444.81 GWh. Vandellós II (la I ya está en desmantelamiento) 7236.52 GWh. El consumo medio de un catalán durante los años 1998-2000 se situaba entre 3000/3500 GWh. Las centrales nucleares, además producen la mitad del total de la energía eléctrica catalana en un año. Más, un 52%, según las cifras sacadas del Instituto Catalán de Energía.

Lo primero que se aprecia de ambas es el enorme impacto visual que causan: Ascó está en mitad del campo, en unas tierras llanas con cultivos alrededor, pero peor es el caso de Vandellós, que tiene, a escasos metros, una playa urbanizada.

El 19 de octubre de 1989, la central de Vandellós I sufrió un incendio en el generador, causado por un fallo mecánico. El suceso fue calificado en el nivel 3 de la escala INES (la que mide los accidentes nucleares), el más alto antes de que el “incidente” se considere “accidente”. Al mes de que se generara el fuego, hubo una manifestación de más de 40.000 personas en Barcelona que exigían el cierre de la central. El ayuntamiento de la localidad (Convergència i Unió), por su parte, aseguró que no hubo ninguna fuga radiactiva y que todo se solucionó con normalidad. Los ayuntamientos reciben cuantiosas sumas de dinero por acoger este tipo de centrales.

Hoy día, la central nuclear está en proceso de desmantelamiento, pero es un proceso largo. Hasta 2029, no se tocará para que el reactor sea menos radiactivo, y a partir de entonces se empezará a desmontar la estructura.

Los políticos aseguran que la energía nuclear no es ningún peligro, pero una recentísima investigación médica ha informado de que la mayoría de la población masculina de Tarragona tiene una cantidad deficitaria de espermatozoides.

 

http://energia-nuclear.net/residuos_nucleares.htmlhttp://energia-nuclear.net/ventajas_e_inconvenientes_de_la_energia_nuclear.html https://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear_de_Asc%C3%B3 https://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear_de_Vandell%C3%B3s http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/10/18/catalunya/1413655337_690826.html

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

A favor o en contra de las corridas.
A favor o en contra del aborto.
A favor o en contra del tratado de libre comercio con EE. UU. A favor o en contra de la inmigración.
A favor o en contra de las anchoas en la pizza.

Algunos conceptos dividen a la humanidad en dos partes. A favor o en contra de algo en concreto. La mayoría de las veces, todos suelen encontrar argumentos inteligentes para defender su postura, aunque no siempre, como pasa con la tauromaquia.

El uso de la energía nuclear divide mucho. Sus partidarios piensan que es una energía muy limpia porque la expulsión de CO2 es muy baja, también opinan que es posible conseguir grandes cantidades de energía con muy poco combustible. Pero son verdades relativas, como siempre.

El ahorro de combustible es muy bajo, porque la causa principal de su consumo es el funcionamiento de los motores y el transporte de las materias primas. También se genera una gran cantidad de residuos nucleares, muy contaminantes.

Además, si hay un fallo, es muy difícil controlarlo, y las consecuencias son horribles. Ahí tenemos Fukushima o Chernóbil.

En España tenemos diez instalaciones nucleares, cinco de ellas son centrales, y hay dos en la provincia de Tarragona.

Las centrales de Ascó y Vandellós están bastante cerca, a poco más de 50 km. La primera está en una margen del río Ebro, y la otra está en plena costa de Tarragona, la Costa Dorada.

Ascó I produce 7778.46 GWh (gigawatios/hora). Ascó II produce 7444.81 GWh. Vandellós II (la I ya está en desmantelamiento) 7236.52 GWh. El consumo medio de un catalán durante los años 1998-2000 se situaba entre 3000/3500 GWh. Las centrales nucleares, además producen la mitad del total de la energía eléctrica catalana en un año. Más, un 52%, según las cifras sacadas del Instituto Catalán de Energía.

Causan un gran impacto visual: Ascó está en mitad del campo, en unas tierras llanas con cultivos alrededor, y Vandellós a pocos metros de una playa urbanizada.

El 19 de octubre de 1989 se quemó el generador de Vandellós I por un fallo mecánico. El suceso fue calificado como “incidente”, en el nivel 3 de la escala INES (para los accidentes nucleares). Un mes más tarde, hubo una manifestación de más de 40.000 personas en Barcelona; pedían el cierre de la central. Pero, según el ayuntamiento de la localidad (Convergència i Unió), no hubo ninguna fuga radiactiva y todo se solucionó con normalidad. Los ayuntamientos reciben mucho dinero por acoger este tipo de centrales.

Hoy, la central nuclear está en proceso de desmantelamiento, pero es un proceso largo. Hasta 2029 es necesario esperar, porque ahora el reactor es muy radiactivo.

Los políticos defienden la seguridad de la energía nuclear, pero la mayoría de la población masculina de Tarragona tiene una cantidad deficitaria de espermatozoides, según un reciente estudio médico.

 

¡Léeme este artículo!

Más artículos para principiantes

Quiz: Centrales nucleares en Tarragona

¿Has entendido bien el artículo?

¡Compruébalo ahora! El nivel de este cuestionario es avanzado.

Más artículos con Quiz

Agua cara siempre es mala

Beber agua del grifo en Barcelona es un infierno. Sabe mal, no es transparente, tiene mucha cal y no sacia la sed. No es...

El mundo tiene sed

Mientras me documentaba para escribir este artículo, nos quedamos sin agua en el bloque de pisos donde vivo. Antes de ir a dormir observé...

El agua y la religión

Para cuidar bien a un animalito solo tienes que hacer dos cosas: asegurarte de que tiene comida y asegurarte de que tiene bebida. Todo...

Photo by catorze14

COMPÁRTELO
Artículo anteriorPersonaje: Joan Miró
Siguiente artículoLibro: Virginia no ha muerto
Bernardo Ríos
Nació en Cádiz, una pequeña ciudad en Andalucía, en el sur de España. Estudió Filología Románica en Salamanca. Estuvo un año enseñando español en Singapur y ahora vive en Madrid, ciudad que le apasiona. Le gusta conocer otras culturas, la historia, el arte, la literatura y los idiomas. Ahora trabaja en una academia de español en Madrid.