Como ya hemos dicho en otro artículo, usualmente, cuando un extranjero piensa en música argentina, lo primero que se le viene a la cabeza es el tango. Esto se da, siempre y cuando el extranjero en cuestión, no sea un experto en ritmos regionales, claro.

Es entendible entonces que muchos de los instrumentos autóctonos argentinos sean desconocidos para la mayoría de la gente, ya que la base instrumental del tango está compuesta de instrumentos traídos originalmente de Europa (acordeón, piano, y algún instrumento de cuerda como el violín, el contrabajo o la viola).

Sin embargo, al ser Argentina un país de gran extensión y que contiene, aún hoy en día, diferentes tradiciones musicales, existe gran variedad de instrumentos autóctonos por conocer.

Uno de mis preferidos es el erkencho, instrumento proveniente del Norte argentino. También llamado, erkecito, es un instrumento de viento, formado por un cuerno vacuno o caprino y una boquilla de unos 11 centímetros. Tiene, además, una lengüeta que bate o vibra cuando se sopla a través de la boquilla. Es, técnicamente, un clarinete.

El erkencho es un instrumento tradicional entre los Kollas, pueblos indígenas concentrados mayormente en las provincias de Salta y Jujuy y en la región de Atacama en Chile. Es por esto uno de mis preferidos, ya que proviene de una parte de la Argentina y de culturas que no suelen ser asociadas con la tradición argentina desde Europa. Son, estas culturas, muy ricas en tradiciones, ritos, producción musical y hasta sus vestimentas son coloridas y encantadoras para los extranjeros que se atreven a viajar afuera de Buenos Aires. Y para los argentinos de otras provincias, claro.

Pero volviendo a nuestro tema, esta especie de clarinete, es generalmente tocado junto con una caja como instrumento de percusión, también de origen andino. Ambos sirven para acompañar las coplas, una forma poética utilizada en las canciones populares.

Para compararlo con algún instrumento más conocido en la cultura popular por su sonido, creo que un buen ejemplo sería la flauta Been, muy utilizada en la música tradicional hindú. Esta es la famosa flauta del encantador de serpientes. El sonido agudo y de constante vibración del erkencho recuerda mucho a este tipo de flauta, aunque no tan agudo, eso sí.

Como predecesor del erkencho, tenemos el pututu, que significa ‚caracola‘ en idioma quechua. También conocido como pututo, este instrumento era fabricado con una caracola marina. Con la introducción del ganado vacuno luego de la conquista española, esta fue reemplazada finalmente por los cuernos de estos animales, y así es como surgió la versión actual del erkencho.

Nuestro querido erkecito tiene también un primo cercano, el erke, que está formado también por un cuerno, pero en lugar de una pequeña boquilla, posee un larguísimo tubo formado por cinco o más tramos largos de caña unidos y recubiertos internamente con tripa o lana para eliminar irregularidades en las uniones. El erke puede alcanzar una longitud de entre ¡tres y siete metros! Además, no solo es utilizado en las provincias argentinas de Salta, Jujuy y Tucumán, sino también en la zona norte de Chile, zona sur de Bolivia, los Andes del Perú y Ecuador, así que podemos decir que es un instrumento con un aire un poco más internacional. Aunque no sería muy cómodo para llevar en la maleta, claro.

Es por esto que yo sigo eligiendo el erkencho, ya que podría llevarlo a todos lados conmigo y sentir el aire seco de los Andes conmigo sin importar en qué rincón del mundo me encuentre.

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

Como ya hemos dicho en otro artículo, usualmente, cuando un extranjero piensa en música argentina, si no es un experto en músicas regionales, piensa siempre en tango.

Por eso muchos instrumentos argentinos son desconocidos, porque la base instrumental del tango está compuesta de instrumentos traídos originalmente de Europa (acordeón, piano, y algún instrumento de cuerda como el violín, el contrabajo o la viola).

Sin embargo, Argentina es muy grande y tiene muchas tradiciones musicales, y existe gran variedad de instrumentos autóctonos por conocer.

Uno de mis preferidos es el erkencho, instrumento proveniente del norte argentino. También llamado, erkecito, es un instrumento de viento, formado por un cuerno vacuno o caprino y una boquilla de unos 11 centímetros. Una lengüeta bate o vibra cuando se sopla por la boquilla. Es, técnicamente, un clarinete.

El erkencho es un instrumento tradicional entre los kollas, pueblos indígenas concentrados mayormente en las provincias de Salta y Jujuy y en la región de Atacama en Chile. Es por eso uno de mis preferidos, porque proviene de una parte de la Argentina y de culturas desconocidas en Europa. Son, estas culturas, muy ricas en tradiciones, ritos, producción musical y hasta sus vestimentas son coloridas y encantadoras para los extranjeros; y para los argentinos de otras provincias, claro.

De vuelta a nuestro tema, esta especie de clarinete es, generalmente, tocado junto con una caja como instrumento de percusión, también de origen andino. Ambos sirven para acompañar las coplas, una forma poética utilizada en las canciones populares.

Para hablar de algún instrumento más conocido, podemos compararlo con la flauta Been, muy utilizada en la música tradicional hindú. Esta es la famosa flauta del encantador de serpientes. El sonido agudo y de constante vibración del erkencho recuerda mucho a este tipo de flauta, aunque, eso sí, no es tan agudo.

Como predecesor del erkencho, tenemos el pututu, ‚caracola‘ en idioma quechua. También conocido como pututo, este instrumento era fabricado con una caracola marina. Con la introducción del ganado vacuno luego de la conquista española, esta fue reemplazada finalmente por los cuernos de estos animales, y así surgió la versión actual del erkencho.

Nuestro querido erkecito tiene también un primo cercano, el erke, formado también por un cuerno, pero en lugar de una pequeña boquilla, posee un larguísimo tubo formado por cinco o más tramos largos de caña, unidos y recubiertos internamente con tripa o lana para eliminar irregularidades en las uniones. El erke puede alcanzar una longitud de entre ¡tres y siete metros! Además, no solo es utilizado en las provincias argentinas de Salta, Jujuy y Tucumán, sino también en la zona norte de Chile, zona sur de Bolivia, los Andes del Perú y Ecuador; es un instrumento con un aire un poco más internacional. Aunque no debe ser muy cómodo para llevar en la maleta, claro.

Por eso prefiero el erkencho, porque puedo llevarlo a todos lados conmigo y sentir el aire seco de los Andes sin importar en qué rincón del mundo me encuentro.

(Texto de nivel principiante adaptado por Bernardo Ríos)

¡Léeme este artículo!

Más artículos para principiantes

Quiz: El erkencho

¿Has entendido bien el artículo?

¡Compruébalo ahora! El nivel de este cuestionario es intermedio.

Más artículos con Quiz

Agua cara siempre es mala

Beber agua del grifo en Barcelona es un infierno. Sabe mal, no es transparente, tiene mucha cal y no sacia la sed. No es...

El mundo tiene sed

Mientras me documentaba para escribir este artículo, nos quedamos sin agua en el bloque de pisos donde vivo. Antes de ir a dormir observé...

El agua y la religión

Para cuidar bien a un animalito solo tienes que hacer dos cosas: asegurarte de que tiene comida y asegurarte de que tiene bebida. Todo...
COMPÁRTELO
Artículo anteriorLa gaita colombiana
Siguiente artículoInstrumentos raros
Fran Tursi
Fran nació en Haedo, en lo profundo de la provincia de Buenos Aires, Argentina, donde vivió casi toda su vida. Allí estudió Literatura y desarrolló y refinó sus gustos e intereses. Jugador de fúbol frustrado, articula su vida entre la enseñanza del español y la música. Vive en Berlín desde el 2013.