La Navidad, qué maravillosa época. La familia se reúne, somos solidarios, las ciudades se ponen guapas, nos damos regalos y la gente está contenta. ¡Todo es bonito! ¿Todo? Para algunos, las navidades son una fecha casi satánica, llena de tentaciones en forma de dulce. Estas tentaciones pueden provocar una destrucción masiva de básculas caseras.

Y es que, aunque algunos sufren, la Navidad es un tiempo de comer, comer, comer y comer más en todos los países de tradición cristiana, entre ellos, España.

En este país hay tres comidas principales: la de Nochebuena, el día 24 por la noche, Nochevieja, el día 31 por la noche y la del día de Reyes, el día 6 de enero a la hora del almuerzo. Son muy variadas, dependen de dónde es la cena e incluso de cada familia. Aun así, se pueden hablar de algunas cosas generales: las tres son comidas muy abundantes y los productos son de muy buena calidad. Además, siempre hay entrantes, plato principal y postre.

cavaEntre los entrantes no pueden faltar las gambas. Como plato principal suele comerse carne, como pavo relleno, cordero o cerdo. De postre tenemos los turrones, unos dulces típicos españoles, solo se comen en estas fechas. Está presente todo el tiempo el jamón y, cuando se termina la cena, se brinda con cava, un famoso vino espumoso de origen catalán similar al champán.

turronLos dulces merecen una mención especial. Aunque ahora hay muchos tipos de turrón, tradicionalmente siempre se comen dos diferentes: el de Jijona (llamado también “turrón blando”) y el de Alicante (llamado “turrón duro”). Están hechos principalmente de almendras y miel.

El origen del turrón es árabe, y encontramos dulces parecidos en los países árabes actualmente. Sin embargo, en la localidad de Jijona, uno de los centros del turrón, se cuenta una leyenda:

En la Edad Media un rey se casó con una princesa escandinava. La princesa llegó a la península y entonces entristeció mucho, porque echaba de menos los paisajes nevados siempre blancos de su país. El rey, para alegrarla, plantó miles de almendros alrededor del palacio. Los almendros tienen unas flores muy blancas y caen todas en muy poco tiempo. Cuando los almendros perdieron la flor, todo el paisaje del palacio se volvió blanco. Así, la princesa recuperó la felicidad. Los habitantes de Jijona, rodeados de tantos almendros, aprendieron a trabajar con sus frutos.

Photo by El Coleccionista de Instantes
Photo by El Coleccionista de Instantes

Más históricamente, se sabe que se come turrón en Navidad ya en el siglo XVI. Hoy día se vende en países tan lejanos como Estados Unidos, e incluso Japón.

El día 31 por la noche, después de cenar, se comen 12 uvas durante las 12 campanadas que marcan el paso del año, a las 12 de la noche. Es una tradición de principios del siglo XX.

El día 6 de enero, día de Reyes, los protagonistas son los niños. Es el día de dar regalos en España, no el día de Navidad, aunque ahora muchas familias también se unen a la tradición de Papá Noel por influencia de la cultura anglosajona. Además de los niños, también es protagonista el roscón de reyes. Es una tarta redonda con un hueco en medio, imaginaos algo como un donut gigante, con una masa de harina rellena de nata (ahora también los hay con crema o trufa) y frutas secas en la superficie. Está superbueno, ¡el mejor dulce del año!

Como veis, hay muchas delicias para probar en Navidad y, por una vez al año, no es necesario pelear con la báscula, solo disfrutar.

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

Quiz: Gambas, jamón, turrón y roscón

¿Has entendido bien el artículo?

¡Compruébalo ahora! El nivel de este cuestionario es principiante.

COMPÁRTELO
Artículo anterior¿Espíritu navideño?
Siguiente artículoCaga tió: un tronco que caga regalos
Bernardo Ríos
Nació en Cádiz, una pequeña ciudad en Andalucía, en el sur de España. Estudió Filología Románica en Salamanca. Estuvo un año enseñando español en Singapur y ahora vive en Madrid, ciudad que le apasiona. Le gusta conocer otras culturas, la historia, el arte, la literatura y los idiomas. Ahora trabaja en una academia de español en Madrid.