Toledo es una ciudad pequeña, tiene 83.000 habitantes, y es la capital de Castilla-La Mancha. Se conoce también como la Ciudad Imperial, porque Carlos I de España y V de Alemania pasó mucho tiempo en ella, y la Ciudad de las Tres Culturas, porque en la Edad Media convivieron pacíficamente los musulmanes, los judíos y los cristianos; incluso trabajaban juntos en la famosa Escuela de Traductores.

Fue ciudad romana, capital del Reino Visigodo, capital de una importante taifa (pequeño reino) musulmana y una de las principales ciudades de la corona de Castilla hasta que Felipe II fijó la capital en Madrid. Ahí empezó su pérdida de importancia; estaba demasiado cerca de la capital.

El casco antiguo es de piedra y ladrillo, un clásico de la parte central y sureña de Castilla, común también en Madrid. Los palacios, monasterios, mezquitas, sinagogas e iglesias medievales se suceden uno tras otro. El culto e importante pasado de Toledo se ve reflejado en la actual ciudad, que tiene una mezcla cultural y estilística muy interesante.

El barrio de la judería es una maravilla de callejuelas estrechas donde, en cualquier punto y sin esperarlo, puede aparecer una placita encantadora. Además, Toledo cuenta con una catedral imponente e impresionante, una de las más grandes e importantes de la península en estilo gótico. Hay que coger un autobús para llegar al mirador del Valle y ver la espléndida vista del Toledo del siglo XVI, inmortalizada por el pintor griego, hijo adoptivo de la ciudad, el Greco. La ciudad es, por supuesto, Patrimonio de la Humanidad.

Pero no todo es bueno, dos avisos: en invierno hace mucho frío y en verano muchísimo calor, y, como buena ciudad antigua, Toledo es una continua e interminable cuesta.

No podéis dejar escapar la oportunidad de probar los famosos mazapanes, las carcamusas (un estofado típico), u otros productos y platos típicos manchegos como las migas, el queso y el vino de la tierra.

¿Cómo llego a Toledo?

  • Toledo es demasiado pequeña y está demasiado cerca de Madrid como para tener conexiones importantes. Lo más fácil es salir de la capital de España para llegar a la Ciudad Imperial.

    Desde Madrid, se puede ir directamente desde el aeropuerto en autobús o coger un tren en la estación de Atocha. También desde plaza Elíptica, en el sur de la capital, salen autobuses cada media hora y son muy baratos. Sea en tren o en autobús, en 45-50 minutos se llega al destino.

5 cosas bonitas que solo puedes hacer en Toledo

1. Entra y maravíllate en la impresionante catedral

Photo by Fermaker Photo by Fermaker

2. Coge un autobús e ve al mirador del Valle para ver Toledo tal como era en el siglo XVI

Photo by gbcarmelite Photo by gbcarmelite

3. Piérdete en las estrechas y laberínticas calles de la judería

Photo by Roberto Latxaga Photo by Roberto Latxaga

4. Entra en la pequeña mezquita del Cristo de la Luz

Photo by Mutelot Photo by Mutelot

5. Entra en la sinagoga de Santa María la Blanca

Photo by Sitomon Photo by Sitomon

  • Parador Nacional: está fuera del casco antiguo, de hecho, está al otro lado del río Tajo, alejado de la ciudad. No es un error, está hecho a propósito: desde él se disfruta de las famosas vistas de la ciudad en el meandro del río. Eso sí, las vistas, y el excelente servicio, hay que pagarlos. Solo para caprichosos; habitaciones desde 170€ la noche.
  • El Hotel Sercotel San Juan de los Reyes está en una localización inmejorable, justo al lado del Monasterio del mismo nombre, uno de los monumentos obligados en tu visita a Toledo. Es fácil recorrer todo el centro desde aquí. Habitaciones desde 67€ la noche.
  • El Hostal Sol está a un paso del centro, es una casa pequeña ubicada perfectamente para recorrer todo el casco antiguo. Sencillo, cómodo y práctico. Habitaciones desde 28€.
¡Y AQUÍ NUESTRA OPINIÓN!
Los precios
La gente
El tiempo
Actividades deportivas
Actividades culturales
La gastronomía
Aprender español
COMPÁRTELO
Artículo anteriorEl queso manchego
Siguiente artículoLa gaita colombiana
Bernardo Ríos
Nació en Cádiz, una pequeña ciudad en Andalucía, en el sur de España. Estudió Filología Románica en Salamanca. Estuvo un año enseñando español en Singapur y ahora vive en Madrid, ciudad que le apasiona. Le gusta conocer otras culturas, la historia, el arte, la literatura y los idiomas. Ahora trabaja en una academia de español en Madrid.