El aprendizaje de idiomas es una de esas disciplinas que siempre se están renovando. Las maneras de aprender un nuevo idioma son cada vez más diversas, y en la mayoría de los casos, ya quedó atrás lo de limitarse a aprender de memoria una serie de normas gramaticales a base de repetición y ejercicios. Todos intentan encontrar el método definitivo para aprender rápido, sin esfuerzo y con grandes resultados… Pero como dice el refrán, el que algo quiere algo le cuesta.

La mayoría de cursos de idiomas actuales integran unidades interactivas, donde se requiere la participación del alumno, por ejemplo, juegos, conversaciones en grupo o representación de situaciones cotidianas. Además, la entrada triunfal de las nuevas tecnologías en nuestras vidas ha hecho aparecer todo tipo de nuevos recursos: vídeos, textos, audiolibros, clases enteras y, por supuestoapps. Todas estas herramientas hacen posible el autoaprendizaje, como los vídeos del mítico Richard Vaughan para aprender inglés. Échale un ojo a sus clases de un minuto:

English is not easy quiere contribuir de una manera peculiar al caudal de nuevos métodos, aportando un acercamiento bastante heterodoxo al aprendizaje del inglés. ¿Quizás algún profesor se atreverá a utilizarlo?

El libro consta de diecisiete lecciones y su arma principal son las ilustraciones, frescas y desenfadadas. Cuando la autora, Luci Gutiérrez, viaja a Nueva York para aprender inglés de una vez por todas, decide hacer algo especial con sus apuntes de clase: “Se me ocurrió crearme un libro de texto a mi medida. Pensé que si era de utilidad para mí, también podría serlo para los demás”. Por decirlo así, son “apuntes ilustrados”. Las lecciones son variadas: vocabulario, preposiciones, uso de los tiempos verbales, expresiones, normas gramaticales diversas e incluso insultos. La ironía y el sarcasmo están presentes en muchas de estas lecciones, llenas de consejos útiles para solucionar los típicos errores que repetimos una y otra vez.

El libro está un poco subido de tono, de manera que no es lo más adecuado para menores: en él encontraréis ilustraciones explícitas. Pero quizás lo que busca la autora es crear una impresión en el lector para que sea más fácil memorizar las normas, vocabulario o usos que plasma en ellas. Pues en mi opinión, ese es el principal objetivo del libro: dejar huella en el lector, crear esos apuntes que todos hacemos usando determinados colores, tablas o dibujitos para que la cosa nos quede más clara. Y, como resultado de ello, el producto es un libro lleno de ilustraciones bonitas, picantes, divertidas… y con un gran sentido estético, siempre en negro, rojo y blanco.

Como extra, la editorial ha creado el Planificador semanal de English is not easy, con una lección por semana, de manera que aprendas sin apenas darte cuenta. Se trata de un calendario semanal de fechas flexibles (tú rellenas el día y el mes), con una de las ilustraciones del libro en la página opuesta de cada semana, adaptadas al formato horizontal.

Puedes ver una presentación del libro aquí:

 

O visitar la página de la autora aquí:
http://holeland.com/?p=891

 

Autora: Luci Gutiérrez
Título: English is not easy
Páginas: 342
Editorial: Blackie Books

¡Léeme este artículo!

Las disciplinas para aprender idiomas están en constante cambio. Las maneras de aprender un nuevo idioma son cada vez más diversas. Ya no es tan habitual tener que memorizar las normas gramaticales solo con repetición y ejercicios. Todos intentan encontrar el método definitivo para aprender rápido, sin esfuerzo y con grandes resultados… Pero como dice el refrán, el que algo quiere algo le cuesta.

La mayoría de cursos de idiomas actuales integran unidades interactivas, donde el alumno tiene que participar, por ejemplo con juegos, conversaciones en grupo o representación de situaciones cotidianas. Además, con la entrada de las nuevas tecnologías en nuestras vidas tenemos nuevos recursos: vídeos, textos, audiolibros, clases completas y, por supuesto… apps. Todas estas herramientas hacen posible el autoaprendizaje, como los vídeos del mítico Richard Vaughan para aprender inglés. Puedes ver sus clases de un minuto en este enlace: https://youtu.be/KE6kBpN8wnE?list=PL50C96039E27D2082

English is not easy propone un método muy peculiar para aprender inglés. El libro tiene diecisiete lecciones y su arma principal son las ilustraciones, frescas y desenfadadas. Cuando la autora, Luci Gutiérrez, viaja a Nueva York para aprender inglés decide hacer algo especial con sus apuntes de clase. Hizo un libro por y para ella. Pensó que si era útil para ella también podría ser útil para los demás. Aunque no para todos: no está pensado para menores. Las lecciones son variadas: vocabulario, preposiciones, uso de los tiempos verbales, expresiones, normas gramaticales diversas e incluso insultos. La ironía y el sarcasmo están presentes en muchas de estas lecciones, unas lecciones llenas de consejos útiles para solucionar los típicos errores que repetimos una y otra vez.

Quizás lo que busca la autora es crear una impresión en el lector, así es más fácil memorizar las normas, el vocabulario y un largo etcétera. Pues en mi opinión, ese es el principal objetivo del libro: sorprender al lector, crear esos apuntes que todos hacemos con diferentes colores, tablas o dibujitos para memorizar las cosas. Y, como resultado de ello, el producto es un libro lleno de ilustraciones bonitas, picantes, divertidas… y con un gran sentido estético, siempre en negro, rojo y blanco.

Como extra, la editorial ha creado el Planificador semanal de English is not easy, con una lección por semana, de manera que puedes aprender sin notarlo. Se trata de un calendario semanal de fechas flexibles (tú rellenas el día y el mes), con una de las ilustraciones del libro en la página opuesta de cada semana, adaptadas al formato horizontal.

¡Léeme este artículo!

Más artículos para principiantes

COMPÁRTELO
Artículo anteriorAprender una lengua
Siguiente artículoEl profesor y sus métodos
Irene Jové
Irene Jové (Barcelona, 1981) es licenciada en Filología Hispánica y ha estudiado también un máster en Traducción Literaria. Ha trabajado como correctora, lingüista computacional y traductora. Ha publicado un libro de poesía en español (El sol horizontal, Madrid, Torremozas, 2014) y prepara otro en catalán. Actualmente vive en Berlín, donde sigue trabajando por su cuenta para distintas editoriales y agencias de publicidad.