Un día de cólera es una novela histórica escrita por Arturo Pérez-Reverte. En ella, el autor español relata los acontecimientos ocurridos el 2 de mayo de 1808 en Madrid, cuando los habitantes de la ciudad se rebelaron contra el Ejército de Napoleón.

El 27 de octubre de 1807 se firmó el Tratado de Fontainebleau, por el cual España permitía el paso a las tropas napoleónicas por tierra para la conquista de Portugal. Sin embargo, lo que realmente pretendían los franceses era anexionar la Corona española al Imperio napoleónico.

Carlos IV fue obligado a abdicar en favor de su hijo Fernando VII. El pueblo se oponía a la presencia francesa y la tensión aumentaba, sobre todo en Madrid. Napoleón obligó tanto a Carlos IV como a Fernando VII a firmar las Abdicaciones de Bayona, donde renunciaban a su poder real y se lo cedían a José Bonaparte, hermano de Napoleón. Con Carlos IV y Fernando VII retenidos en Bayona, tan solo unos pocos miembros de la corte habían permanecido en Madrid.

El 2 de mayo de 1808, una multitud se concentró frente al Palacio Real de Madrid por los rumores sobre una posible expulsión de los últimos miembros de la corte española a Francia. Cuando los soldados franceses se llevaban al infante Francisco de Paula, un grito hizo explotar la acción y acto seguido la muchedumbre comenzó a intentar asaltar el Palacio Real.

Pronto la lucha se extendió por las calles de toda la ciudad, donde una gran cantidad de ciudadanos lucharon contra la invasión francesa. La represión, dirigida por el general Murat, fue dura y terminó con varias ejecuciones esa misma noche.

Arturo Pérez-Reverte cuenta con gran detalle todos estos hechos a partir de datos concretos. No hay un protagonista, sino que la historia se explica a través de una multitud de personajes. Y lo más interesante es que nada de esto es ficticio, ya que el autor se basa en todo tipo de documentos históricos. Los nombres de los personajes, sus palabras, las calles… todo es real, excepto un cierto hilo narrativo que el autor hace suyo, adaptado a su estilo, para convertir la historia en novela.

Ese día se llevaron a cabo actos patrióticos, pero también hubo traidores y cobardes. Y sin duda, la cólera del pueblo que da título al libro. Al citar los nombres y apellidos de tantos personajes, Reverte rinde homenaje a los auténticos protagonistas del acontecimiento histórico, que pasaron a la historia en el anonimato. El exceso de nombres, de hecho, ha sido criticado por convertir la narración más en una crónica que en una novela. Al parecer, el tributo del autor a los protagonistas anónimos del levantamiento era una parte imprescindible del propósito que planteó para esta obra.

El libro tiene como anexo un mapa de situación del Madrid de la época, para poder seguir la ubicación de los hechos que se narran, y poder también comparar la ciudad antigua con la actual.

Un día de cólera
Arturo Pérez-Reverte
Alfaguara, 2007
432 páginas

¡Léeme este artículo!

COMPÁRTELO
Artículo anteriorGuía de viaje: Madrid
Siguiente artículoJoaquín Sabina: el poeta de Madrid
Irene Jové
Irene Jové (Barcelona, 1981) es licenciada en Filología Hispánica y ha estudiado también un máster en Traducción Literaria. Ha trabajado como correctora, lingüista computacional y traductora. Ha publicado un libro de poesía en español (El sol horizontal, Madrid, Torremozas, 2014) y prepara otro en catalán. Actualmente vive en Berlín, donde sigue trabajando por su cuenta para distintas editoriales y agencias de publicidad.