La novela Virginia no ha muerto de Olga Xirinacs fue escrita originalmente en catalán, con el título Al meu cap una llosa (En mi cabeza una losa, en catalán), en 1985, y después de muchos años, en 2013, ella misma la tradujo al castellano.

Olga Xirinacs nació en Tarragona en 1936 y es la escritora catalana más premiada, pues ha ganado múltiples certámenes, como el Ramon Llull, Sant Jordi, Ciutat de Palma, Carles Riba, etc. Ha escrito muchísimos cuentos, novelas, poemas y artículos. Colabora habitualmente con distintos diarios. Ha dado clases de narrativa y también de piano.

La mayor parte de la obra de Xirinacs está escrita en catalán, su lengua materna. En 2006 publicó su primera novela en castellano, El hijo del tejedor. Algunas de sus novelas están traducidas al español; en el caso de Virginia no ha muerto, por ella misma.

Esta novela trata sobre la muerte de la célebre escritora inglesa Virginia Woolf, quien se suicidó el 28 de marzo de 1941 en plena Segunda Guerra Mundial, durante el ataque alemán a Inglaterra. La escritora se arrojó al río Ouse, cerca del Canal de la Mancha, con piedras en los bolsillos. La narración se sitúa en los días posteriores a su muerte.

La obra está estructurada en dieciocho capítulos que comienzan siempre con un extracto de las noticias de la cadena inglesa BBC, día a día, durante las tres semanas que siguieron al suceso. En estas noticias se informaba de las pérdidas sufridas a diario en la guerra y de los diferentes movimientos militares y políticos relacionados con el conflicto. Después de cada noticia, Xirinacs inventa una historia situada en East Sussex, el condado donde había vivido la escritora, con personajes ficticios pero muy realistas. A continuación, aparecen las reflexiones de “Ella”, un personaje sin nombre que identificamos con Virginia Woolf.

La narración no tiene una trama definida, más bien podríamos hablar de una prosa poética, ya que en la novela encontramos una visión lírica del paisaje, la muerte, la guerra y las emociones. Las historias más definidas son las que se cuentan sobre esos personajes que podrían haber convivido con Virginia Woolf, pero que nunca la conocieron, porque ella no les prestó atención, o porque sus vidas simplemente no se cruzaron, pero que vivieron muy cerca de ella.

El espíritu de Virginia Woolf parece pasearse todavía por la región y las aguas del río Ouse. Parece que este espíritu necesita un poco más de tiempo para desaparecer del todo (su cuerpo no se encontró hasta el 18 de abril), y lo que queda de él es su perspectiva poética de las cosas que hay a su alrededor: los pueblos, la gente, el paisaje, la guerra.

Galardonada con dos premios, esta novela podría ser una de las mejores de Olga Xirinacs. Las referencias literarias, la belleza del lenguaje, hacen de ella una obra lírica e imaginativa, y casi podríamos decir que Virginia Woolf encuentra aquí un espacio donde reflexionar sobre su propia muerte.

Autor: Olga Xirinacs
Título: Virginia no ha muerto
Páginas: 224
Editorial: Milenio
Premios: Sant Jordi 1984, Crítica Serra d’Or 1986

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

COMPÁRTELO
Artículo anteriorCentrales nucleares en Tarragona
Siguiente artículoPelícula: Hijo de Caín
Irene Jové
Irene Jové (Barcelona, 1981) es licenciada en Filología Hispánica y ha estudiado también un máster en Traducción Literaria. Ha trabajado como correctora, lingüista computacional y traductora. Ha publicado un libro de poesía en español (El sol horizontal, Madrid, Torremozas, 2014) y prepara otro en catalán. Actualmente vive en Berlín, donde sigue trabajando por su cuenta para distintas editoriales y agencias de publicidad.