7_v_rgenes-483661126-largeAprovechando el tema de esta edición, os quiero hablar de una película del director sevillano Alberto Rodríguez. Ya escribí anteriormente de su gran película La isla mínima (2014), una de las últimas sorpresas del cine español. Su primer largometraje que codirigió con Santiago Amadeo fue aplaudido por la crítica, pero el film que le dio popularidad al cineasta como director en solitario fue 7 vírgenes.

Esta película nos sitúa en un barrio obrero y marginal del sur de España. Su protagonista es Tano, un adolescente que está pasando condena en un reformatorio. Con motivo de la boda de su hermano, le dan un permiso de 48 horas, dos días que acabarán siendo cruciales para el joven.

Tano vuelve a su casa y se reencuentra con Richi y sus colegas de barrio. Con ellos se lanzará a vivir todo tipo de desventuras con la idea de disfrutar de sus momentos de libertad: drogas, sexo, delincuencia, amor y ningún tipo de norma. Con estas aventuras, Tano se siente vivo de nuevo.

Pero más allá de mostrarnos las fechorías adolescentes de unos pequeños delincuentes de barrio, Rodríguez quiere mostrar el futuro de una adolescencia perdida, una realidad de las zonas más pobres de este país. Y además nos dibuja el arco de evolución de un joven a quien esos dos días le sirven para entrar de lleno en la vida adulta, una vida adulta que se le presenta muy poco prometedora.

Tras todo el jolgorio y el chute de adrenalina, Tano contempla como todo en lo que se sostenía su vida se derrumba: el barrio, la familia, el amor… La vida es más que diversión y esta realidad se le revela al protagonista como una bofetada en la cara.

7 vírgenes no formará parte de los grandes clásicos del cine español pero es un muy buen ejemplo de película de género social: la verosimilitud, el gran acierto de actores y un estructura clásica le otorgan calidad a la película.

Es importante hacer hincapié en el actor protagonista: Juan José Ballesta. Este joven madrileño fue toda una revelación con tan solo 13 años por su interpretación en la película El bola, por la que ganó un Premio Goya (es el cuarto actor más joven en ganar un Premio Goya). La naturalidad y esa mezcla de chico bruto y entrañable hicieron que Ballesta encadenara un proyecto con otro, y alguno con bastante buen recibimiento del público.

Y no hay que olvidar a Jesús Carroza, que interpreta al mejor amigo del protagonista, Richi, y que ganó un Premio Goya al mejor actor revelación.

En resumen, Alberto Rodríguez demuestra en 7 vírgenes su capacidad como director de retratar una realidad social sin dejar de lado la sensibilidad y el cuidado de realización.

 

Ficha técnica

Año: 2005
Género: Drama social
Duración: 85 minutos
Dirección: Alberto Rodríguez
Guion: Alberto Rodríguez y Rafael Cobos López
Protagonistas: Juan José Ballesta (Tano),  Jesús Carroza (Richi), Vicente Romero (Santacana), Julián Villagrán (José María), Alba Rodríguez (Patri)

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

En esta edición os quiero hablar de una película del director sevillano Alberto Rodríguez. Ya escribí sobre su gran película La isla mínima (2014), una de las últimas sorpresas del cine español. Su primer largometraje, que codirigió con Santiago Amadeo, tuvo buena crítica. Sin embargo, el film que le dio popularidad como director en solitario fue 7 vírgenes.

Esta película nos sitúa en un barrio obrero y marginal del sur de España. Su protagonista es Tano, un adolescente que está pasando condena en un reformatorio. Con motivo de la boda de su hermano, le dan un permiso de 48 horas, dos días cruciales para el joven.

Tano vuelve a su casa y se reencuentra con Richi y sus colegas de barrio. Con ellos vivirá todo tipo de aventuras con la idea de disfrutar de sus momentos de libertad: drogas, sexo, delincuencia, amor y ningún tipo de norma. Con estas aventuras, Tano se siente vivo de nuevo.

Pero más allá de mostrarnos las fechorías adolescentes de unos pequeños delincuentes de barrio, Rodríguez quiere mostrar el futuro de una adolescencia perdida, una realidad de las zonas más pobres de este país. Y además nos dibuja la evolución de este joven: durante estos dos días entra en la vida adulta, una vida muy poco prometedora para él.

Después de todo el jolgorio y el chute de adrenalina, Tano contempla como todo en su vida se destruye: el barrio, la familia, el amor… La vida es más que diversión y esta realidad es una bofetada en la cara para Tano.

7 vírgenes no es un clásico del cine español pero es un buen ejemplo de película de género social: la verosimilitud, la buena elección de actores y un estructura clásica le dan calidad a la película.

Es importante hablar del actor protagonista: Juan José Ballesta. Este joven madrileño fue toda una revelación con tan solo 13 años por su interpretación en la película El bola. Con esta película ganó un Premio Goya (es el cuarto actor más joven en ganar un Premio Goya). La naturalidad y esa mezcla de chico bruto y entrañable tienen buen recibimiento del público.

Y no hay que olvidar a Jesús Carroza, que interpreta al mejor amigo del protagonista, Richi, y que ganó un Premio Goya al mejor actor revelación.

En resumen, Alberto Rodríguez demuestra en 7 vírgenes su capacidad como director de retratar una realidad social sin olvidar la sensibilidad y el cuidado de realización.

 

Ficha técnica

Año: 2005
Género: Drama social
Duración: 85 minutos
Dirección: Alberto Rodríguez
Guion: Alberto Rodríguez y Rafael Cobos López
Protagonistas: Juan José Ballesta (Tano),  Jesús Carroza (Richi), Vicente Romero (Santacana), Julián Villagrán (José María), Alba Rodríguez (Patri)

¡Léeme este artículo!

Más artículos para principiantes

COMPÁRTELO
Artículo anteriorEl pintor: Velázquez
Siguiente artículoMúsica tranquila y ambiente íntimo
Sara da Pena
Nació en Barcelona y vive en el barrio del Raval. Es redactora y lleva las redes sociales en un programa literario de tele. Además, una vez al mes reúne a editores y escritores en un Taller de Lectura. Es adicta a las películas y las series, y jamás lee un argumento antes de verlas.