Francesc Bellmunt, director, guionista y productor catalán, empezó su carrera cinematográfica a principios de los años setenta. También ha estado siempre muy ligado a la actividad política del cine: ha formado parte de asociaciones, instituciones y juntas. Entre todas sus películas tiene dos adaptaciones de dos novelas del escritor valenciano Ferran Torrent: Un negre amb un saxo (Un negro con un saxo, en catalán) (1988) y Gracias por la propina. Hoy hablamos de esta última.

La historia del film está ambientada en Benicorlí, un pequeño pueblo de la Valencia de la posguerra: los años grises y represivos de la dictadura de Franco.

Ferran, el protagonista y narrador de la historia, y su hermano menor, Pepín, viven con su madre viuda. La madre pasa gran parte del día llorando la muerte de su marido, del cual estaba muy enamorada. Los niños van al colegio de los Jesuitas, visitan a menudo la casa de su abuelo y sus tíos y juegan con su amigo el “gameño”. Este amigo les enseña a rozarse con las chicas en el tranvía y les da grandes lecciones de vida.

Pero un día su madre muere y se van a vivir con sus tíos y su abuelo. Durante los cuatro años siguientes disfrutan de libertad total: el cine, las chicas, el tabaco, los dulces, el fútbol… Su abuelo es un buen hombre, afable y alegre. Su tío Ramonet es el responsable de la casa y las tareas domésticas. Y el tío Tomás es un hombre con complejo de Peter Pan, un pieza contrabandista y mujeriego, que se convierte en su mejor amigo: los lleva al cine, al bar, los utiliza para ligar, les habla de sexo, los lleva de putas, y les deja hacer cualquier cosa. Los niños crecen en un ambiente totalmente liberal, que contrasta totalmente con el convencionalismo de la época.

Aunque la  película se centra en el relato del crecimiento y madurez de Ferran y Pepín, también nos muestra la realidad y lo que hacía la gente para sobrevivir en una localidad pequeña durante el franquismo.

Aunque es el típico relato de una literatura española muy concreta (la posguerra, la pobreza y el hambre, el crecimiento y maduración personal de un protagonista joven, el dolor de la guerra, la represión de la dictadura…), el film es una historia entrañable que te engancha desde el principio.

No destaca por nada en concreto. Tanto su estructura como su realización y el guion se mueven entre los parámetros clásicos, lo que hace de ella un película amable, entretenida y muestra muy bien cómo se vivía en nuestro país en aquellos años.

Ficha técnica

Año: 1997

Género: Comedia dramática

Duración: 118 minutos

Dirección: Francesc Bellmunt

Guion: Francesc Bellmunt, Ferran Torrent

Protagonistas:  Santiago Ramos (tío Tomás), Juli Mira (tío Ramonet), Saturnino García (Carraca), Naím Thomas (Pepín Torres, adolescente) y Montse Guallar (Elisa).

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

COMPÁRTELO
Artículo anteriorEl burdel más grande de Europa
Siguiente artículoAutor: Ferran Torrent
Sara da Pena
Nació en Barcelona y vive en el barrio del Raval. Es redactora y lleva las redes sociales en un programa literario de tele. Además, una vez al mes reúne a editores y escritores en un Taller de Lectura. Es adicta a las películas y las series, y jamás lee un argumento antes de verlas.