Mar_a_llena_eres_de_gracia-276212336-largeAnte la temática que nos ocupa esta vez, Colombia, no ha habido mucho donde escoger. La industria del cine en Colombia no ha sido nunca muy rentable y aunque hay grandes profesionales, no hay muchas producciones cinematográficas. Sin embargo, estos últimos años (en 2003 se aprobó la Ley del Cine) se está viviendo una mayor actividad.

Dicho esto, hoy os quiero hablar de una de las películas colombianas más premiadas y conocidas de las últimas décadas: María llena eres de gracia (2004). Aunque su director, Joshua Jacob Martson, es un cineasta estadounidense, la película sucede y trata sobre Colombia y está interpretada por actrices y actores de allí.

Os confesaré que la escogí a ciegas, por sus buenas críticas, pero no la había visto. Así que esta semana tuve la excusa perfecta para ver un film sobre una realidad muy generalizada en este país suramericano: el mundo de la droga.

El film gira entorno a María, una joven colombiana de 17 años que vive en un pueblo rural. Con un trabajo precario en una fábrica de rosas, debe ayudar económicamente a su familia, con la que vive: su abuela, su madre y su hermana separada con un bebé. Pero María es rebelde y se siente insatisfecha con su vida: ¿por qué debe aguantar a un jefe que le falta al respeto?, ¿o un trabajo que no le da para vivir dignamente? ¿Por qué debe compartir su insignificante sueldo con su familia mientras su hermana no lo hace? ¿Qué sentido tiene tener una relación con un buen chico que en el fondo no ama? Ella no es así, ella es distinta, ella quiere vivir su vida como merece y como ella quiere. Toda esta inconformidad se acelera cuando se queda embarazada, su novio le dice de casarse pero ella dice que no. No se aman.

Un día, un chico que conoce le ofrece un trabajo ilegal bien pagado: hacer de mula. Ella debe ingerir cartuchos de látex llenos de cocaína y volar a Nueva York. En un primer momento, María dice que no, pero acepta cuando le dice que le pagará 5.000$ por un solo viaje.

Aquí empieza la aventura de esta chica que ha nacido en un país que vive el subdesarrollo de la pobreza y el hambre, y con un condicionante que lo complica todo mucho más: que una gran parte de sus habitantes viven sumidos en el negocio de la droga. María baja a los infiernos condicionada por el miedo, las dudas, el deseo de tener una vida mejor, la desesperación y las malas decisiones.

El film recibió muy buenas críticas por su intensidad, sencillez y verosimilitud, y recibió diversas nominaciones y ganó premios en algunos festivales. Además del descubrimiento de la joven actriz que interpreta a la protagonista, Catalina Sandino. Realmente espectacular.

Aunque a mí, personalmente, no me ha entusiasmado. Por una cuestión personal. Las películas en las que el protagonista sufre las consecuencias de sus actos, cometidos por inmadurez y/o estupidez, me ponen nerviosa. Te limitas a ver cómo sufre y cómo no consigue hacer lo correcto, la impotencia y la rabia ante estos argumentos, me irrita. Los buenos son muy buenos y tontos, y los malos son muy malos y listos. Muy dickensiano. No me gusta. Pero es una opinión personal.

Pero en defensa de esta película, remarcar su validez cinematográfica y documental. Lo que vive la joven María ha sido durante mucho tiempo y sigue siendo el pan de cada día para mucha gente, en Colombia y en otros muchos países.

 

Ficha técnica

Año: 2004
Género: Drama
Duración: 101 minutos
Dirección: Joshua Marston
Guión: Joshua Marston
Protagonistas: Catalina Sandino Moreno (María), Yenni Paola Vega (Blanca), Gillied López (Lucy)

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

Receta: ajiaco

COMPÁRTELO
Artículo anteriorLiteratura colombiana
Siguiente artículo¡Ese ritmo! Música colombiana
Sara da Pena
Nació en Barcelona y vive en el barrio del Raval. Es redactora y lleva las redes sociales en un programa literario de tele. Además, una vez al mes reúne a editores y escritores en un Taller de Lectura. Es adicta a las películas y las series, y jamás lee un argumento antes de verlas.