que-viva-la-musica¡Que viva la música! es una novela del escritor colombiano Andrés Caicedo. Tras su publicación en 1977, fue acogida con un éxito inmediato y se convirtió en un símbolo para los jóvenes de la época.

El autor, nacido en Cali en 1951, tuvo siempre muy claro que quería escribir mucho y morir joven. En efecto, antes de suicidarse a los 25 años, escribió un gran número de cuentos, artículos, guiones de cine y teatro y dejó algunas novelas inconclusas, ¡Que viva la música! es la única que logró terminar.

En esta novela, la protagonista es una adolescente, María del Carmen Huerta, que cuenta en primera persona su iniciación al submundo de Cali, un viaje que emprende de la mano de la música y el baile.

Procedente de una familia de clase media-alta, María del Carmen estudia en el colegio Bolívar, uno de los más prestigiosos de Cali. En este ambiente estudiantil, está de moda escuchar rock and roll, así que encontramos multitud de referencias musicales al rock de la década de los sesenta: Rolling Stones, The Beatles, Eric Clapton…

María del Carmen, que suele reunirse con unos compañeros para leer El capital de Karl Marx, una mañana se levanta demasiado tarde y falta a su encuentro. Este es, según ella explica, el punto de partida de su nueva vida, cuando se da cuenta de que las mañanas no le gustan y espera con impaciencia la noche. Desde entonces, su entrada en el mundo de la noche no tiene freno.

En la primera parte del libro, María del Carmen tiene una relación con Leopoldo Brook, un amigo estadounidense de su mejor amiga, Mariángela. Juntos, organizan fiestas donde se escucha rock y se consumen todo tipo de drogas. Pero esta relación no es suficiente para ella.

Después de dejar a Leopoldo, María del Carmen va de fiesta en fiesta, y conoce a todo tipo de personajes. La motivación principal de las fiestas es siempre la música y el baile, y es en esta segunda etapa donde empieza a redescubrir la salsa, símbolo de la identidad latina. En la novela, la banda de salsa más mencionada es Richie Ray y Bobby Cruz. Sus próximas relaciones serán con chicos de la ciudad, por ejemplo con Rubén, Bárbaro. Poco a poco, su viaje a los bajos fondos llega al extremo, hasta el punto de familiarizarse con el robo y la prostitución. A pesar de todo, la protagonista tiene mucha energía, así que ella misma se llama la “Siempreviva”.

En resumen, la historia habla de la confrontación de dos culturas: la que llega de Estados Unidos, como potencia invasora, representada aquí por Leopoldo y el rock; y, por otra parte, la cultura local, en concreto la de Cali, representada por tantos personajes de la ciudad y su música: la salsa.

Sin duda, la música y el baile son el hilo conductor de la historia, porque están siempre presentes, y muchas veces las descripciones de los personajes se hacen a partir de cómo estos bailan.

Si el lector está interesado en descubrir la banda sonora del libro, encontrará varias selecciones en Internet, por ejemplo, esta:
http://noisey.vice.com/es_co/blog/agzate-las-canciones-ms-brutales-de-qu-viva-la-msica 

Título: ¡Que viva la música!
Páginas: 240
Editorial: Alfaguara

 

 

 

¡Léeme este artículo!

Más artículos de esta edición

Photo by Erik Paladin

COMPÁRTELO
Artículo anteriorEntrevista: Meritxell Campos Olivé
Siguiente artículoPelícula: Bodas de sangre
Irene Jové
Irene Jové (Barcelona, 1981) es licenciada en Filología Hispánica y ha estudiado también un máster en Traducción Literaria. Ha trabajado como correctora, lingüista computacional y traductora. Ha publicado un libro de poesía en español (El sol horizontal, Madrid, Torremozas, 2014) y prepara otro en catalán. Actualmente vive en Berlín, donde sigue trabajando por su cuenta para distintas editoriales y agencias de publicidad.