A la hora del tapeo en bares y tabernas de Madrid siempre encontrarás una ración de gambas al ajillo. Es una receta muy sencilla, rápida y deliciosa. Tradicionalmente se cocina y se sirve en una cazuela de barro. Las gambas al ajillo siempre se acompañan con un poco de pan, ya que no hay nada que guste más a los madrileños que mojar el pan en este rico aceite.

Porciones: para cuatro personas

Duración total: 15 minutos

Ingredientes:

  • 400 g de gambas pequeñas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 guindillas
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal

Pasos a seguir:

  1. Quita la piel, la cabeza y la cola de las gambas.
  2. Pela los ajos y córtalos en láminas finas. Haz lo mismo con la guindilla.
  3. Pon un poco de aceite en la cazuela de barro (o, en su defecto, en una sartén). Cuando el 
aceite esté bien caliente, saltea los ajos y las guindillas.
  4. Cuando empiecen a dorarse, añade las gambas peladas a la cazuela y pon un poco de sal. No 
dejes de remover para que se mezclen bien con el aceite, el ajo y la guindilla.
  5. Remueve unos dos minutos para que se mezcle todo bien. Ten cuidado de no hacer mucho las 
gambas, ya que pueden quedar secas.
  6. Añade un poco de perejil picado.
  7. Retira la cazuela y sirve la tapa en el mismo recipiente con cuidado porque estará muy 
caliente. Y, sobre todo, ¡no te olvides del pan!
COMPÁRTELO
Artículo anteriorReceta: pepito de ternera
Siguiente artículoLa movida madrileña
Marta Villar
Marta Villar es una periodista curiosa y viajera de Barcelona. Es adicta a todo tipo de literatura y trabaja como traductora y editora autónoma, aunque sueña con un chiringuito en cualquier playa de Latinoamérica. Allí llevaría sus escritos, mojitos y ganas de bailar.