Con la llegada del verano, el cuerpo nos pide bebidas refrescantes y ligeras. Esta limonada es una receta muy fácil y sencilla que seguro que te quitará el calor desde el primer sorbo. El limón es una fruta muy nutritiva y antioxidante que, junto con el intenso sabor del jengibre y de la menta, aportan una cantidad de beneficios para nuestra salud. Además, se le pueden añadir unas rodajas de pepino para darle otro toque de sabor a la limonada.

Porciones: para cuatro porciones

Duración total: 10 minutos

Ingredientes:

  • 3 limones
  • 1 l de agua
  • 1 ramito de menta fresca
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • Varios cubos de hielo
  • 2 cucharadas de azúcar moreno

Pasos a seguir:

  1. Exprime dos limones y añade el zumo a la licuadora con el litro de agua.
  2. Lava la menta, quítale los tallos y mezcla las hojas con el agua.
  3. Ralla un poco de jengibre hasta obtener una cucharadita e incorpóralo a la licuadora.
  4. Añade los cubitos de hielo a la licuadora junto con el agua, el zumo de limón, la menta, el jengibre y el azúcar moreno.
  5. Licua la mezcla unos segundos hasta que el hielo esté granizado a tu gusto.
  6. Lava bien el otro limón y córtalo en rodajas. Incorpóralas a la bebida preparada y, ¡ya tienes lista la refrescante limonada!

Más artículos de esta edición

COMPÁRTELO
Artículo anteriorEl mundo tiene sed
Siguiente artículoAgua cara siempre es mala
Marta Villar
Marta Villar es una periodista curiosa y viajera de Barcelona. Es adicta a todo tipo de literatura y trabaja como traductora y editora autónoma, aunque sueña con un chiringuito en cualquier playa de Latinoamérica. Allí llevaría sus escritos, mojitos y ganas de bailar.